Reducción de estómago por laparoscopia

La reducción de estómago por laparoscopia es una técnica mínimamente invasiva con múltiples ventajas frente a la cirugía convencional

reduccion de estomago por laparoscopia

La reducción de estómago por laparoscopia es una técnica que, a través de pequeñas incisiones en el abdomen, permite colocar una videocámara y los instrumentos quirúrgicos necesarios para llevar a cabo la operación. Un laparoscopio es un instrumento óptico que posibilita que los cirujanos puedan visualizar la capacidad del abdomen para controlar la intervención quirúrgica.

Se trata de una técnica mínimamente invasiva con la que se realizan de 2 a 5 incisiones de 5 a 10 mm para introducir el instrumental quirúrgico y el laparoscopio a través de pequeñas cánulas. Antes de la operación, se introduce dióxido de carbono en el estómago para expandir su capacidad y que los cirujanos puedan manipular los instrumentos con mayor facilidad y visibilidad. Una vez terminada la cirugía laparoscópica, se libera el gas y se cierran las incisiones con suturas.

Ventajas

La reducción de estómago por laparoscopia consigue evitar las grandes incisiones con bisturí requeridas en la cirugía bariátrica convencional. Esto conlleva menor molestia durante el postoperatorio y que la estancia en el hospital sea más breve. Al tratarse de una técnica mínimo-invasiva, la recuperación es más rápida y las posibilidades de infecciones son mínimas debido al tamaño tan pequeño de las incisiones (5-10 mm).

¿A quién va dirigida la reducción de estómago por laparoscopia?

La técnica laparoscópica está indicada para aquellas personas que padecen un elevado grado de obesidad – mayor de 35- y no son eficaces los tratamientos dietéticos. En este caso se suele recurrir a la reducción de estómago por laparoscopia para garantizar una considerable pérdida de peso. Además, esta técnica también está dirigida a aquellas personas que padezcan hipertensión, diabetes o enfermedades cardiacas, entre otras.

¿Qué es la obesidad?

El paciente, debe presentar un elevado Índice de Masa Corporal (IMC) – medida que determina el grado de obesidad- para poder someterse a un tratamiento de reducción de estómago por laparoscopia. La obesidad es entendida como el exceso de grasa corporal de una persona, hasta tal punto que podría poner en riesgo su salud. Se considera que el peso es normal cuando el IMC oscila entre 18.5 y 24.9; cuando supera los 30 se califica de obesidad, y si presenta un IMC mayor de 40 se hablaría de obesidad mórbida.