¿Cuánto cuesta una reducción de estómago?

cuanto cuesta una reduccion de estomago

La reducción de estómago está indicada para aquellas personas que padezcan sobrepeso u obesidad, las cuales, según cada caso, serán aconsejadas para una técnica quirúrgica u otra. Bien es sabido que el exceso de peso aumenta los riesgos de padecer enfermedades que determinan la calidad de vida de la persona, pero cuando se alcanza el grado de sobrepeso u obesidad, perder peso de manera saludable sin volver a recuperarlo es misión casi imposible para muchos.

Muchas personas con obesidad deciden someterse a un tratamiento de reducción de estómago sin cirugía, es decir, mediante endoscopia. De esta manera la intervención conlleva menos riesgos, se evitan las incisiones, las cicatrices externas, y el postoperatorio es más rápido y menos doloroso. Pero, ¿cuánto cuesta una reducción de estómago? El coste difiere considerablemente si se realiza mediante cirugía o si se lleva a cabo mediante endoscopia. Este último tiene un precio menor -a partir de 9000 euros-, que varía según la clínica, pero el coste generalmente incluye lo siguiente:

¿Cuánto cuesta una reducción de estómago?

  • Ingreso hospitalario. El ingreso suele ser de tipo ambulatorio al tratarse de una intervención sencilla, rápida y sin realizar incisiones al paciente. En algunos casos, el médico puede solicitar el ingreso hospitalario durante una noche para observar la evolución del paciente. La técnica se lleva a cabo en una sala habilitada para operaciones.
  • Material de quirófano. El hecho de que se consiga reducir el tamaño del estómago sin cirugía es prácticamente una novedad. Hasta hace unos años, se requería abrir vías de acceso para alcanzar el abdomen, siendo un proceso más complejo. Hoy en día no hace falta someter al paciente a una cirugía para reducir el estómago, y para ello se necesita un determinado material quirúrgico. La sedación también está incluida en el precio de la reducción de estómago.
  • Programa de seguimiento. El primer paso es la intervención quirúrgica, pero ésta debe ir acompañada de un segundo paso: la reeducación alimentaria por parte de nutricionistas y endocrinos a lo largo de los meses siguientes. Se pretende evitar el famoso efecto rebote y que la pérdida de peso sea progresiva, alcanzando los mejores resultados posibles. Por lo tanto, la técnica de reducción de estómago es un proceso a largo plazo, que facilita la pérdida de peso gracias a la intervención quirúrgica y al programa de seguimiento.
  • Nutricionistas y psicólogos. Relacionado con el punto anterior, los pacientes recibirán ayuda a lo largo de un tiempo determinado de un equipo de nutricionistas y psicólogos que les guiarán en el camino hacia una vida saludable marcando las pautas en la alimentación.