Clínicas de Reducción de Estómago

clinicas de reduccion de estomago

Existen distintos tipos de cirugía bariátrica para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso

El paciente puede ser asesorado por el equipo médico en las clínicas de reducción de estómago antes de realizarse una técnica u otra, según su perfil:

Balón gástrico

Consiste en la introducción de una esfera (balón) de silicona en el estómago del paciente, que, al ocupar el 50% de la capacidad estomacal, provoca una sensación de saciedad inmediata y prolongada. Esta esfera se rellena con suero y se retira a los 6 meses de implantación, tiempo en el que además el paciente ha estado participando en un programa de seguimiento y ha sido reeducado en sus hábitos alimenticios con ayuda de nutricionistas y psicólogos.

Las personas a las que se les aconsejaría acudir a las clínicas de reducción de estómago para realizarse este tratamiento serían aquellas con un IMC alto, superior a 27 y con un exceso de peso que oscile entre los 15 y los 45 kilos, además de aquellos pacientes con hipertiroidismo o que padezcan diabetes tipo 2.

Método POSE

Es el tratamiento de sobrepeso y obesidad sin cirugía más novedoso, nació en el año 2011 y las clínicas de reducción de estómago van incorporándolo poco a poco entre sus técnicas. Se realizan varios pliegues en puntos específicos del estómago –vía oral y mediante endoscopia- para conseguir que el paciente pierda peso de manera gradual y eficaz.

Esta técnica va dirigida a pacientes con un IMC superior a 27 y con un sobrepeso de 15 a 35 kilos. Al igual que el balón gástrico, también está indicado para aquellas personas que padezcan hipertiroidismo o diabetes tipo 2.

Manga gástrica

Este procedimiento, también conocido como sleeve o tubo gástrico, consiste en reducir el tamaño del estómago en un 80% aproximadamente, eliminando la parte superior, para disminuir el apetito y favorecer la pérdida de peso. A diferencia de los otros dos tratamientos, este se lleva a cabo mediante laparoscopia: se realizan pequeñas incisiones en el abdomen del paciente por donde se introducen el material quirúrgico y una videocámara para el procedimiento quirúrgico.

El paciente ideal sería aquel con un IMC muy elevado (mayor de 35) al que no le haya funcionado otros tratamientos dietéticos. Deberá permanecer dos noches ingresado en el hospital para su correcto reposo y que el médico pueda evaluar su evolución.