Clínicas de Método POSE

clinicas de metodo pose

Las personas que padecen de sobrepeso y obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas óseos y articulares, entre otros. Cuando se someten a tratamientos dietéticos y no obtienen los resultados esperados, los pacientes pueden recurrir a las distintas técnicas de reducción de estómago. A partir del año 2011 algunas clínicas empezaron a introducir una nueva técnica sin cirugía: el denominado Método POSE.

Una vez elegida esta técnica para realizarse una reducción de estómago, el paciente deberá informarse en las clínicas de método POSE acerca del procedimiento. Allí se les explicará las distintas pruebas preoperatorias que debe realizarse el paciente, las contraindicaciones, el programa de seguimiento posterior y la reeducación alimentaria.

Pruebas preoperatorias en las clínicas de Método POSE

Historia clínica: en la historia de cada paciente se incluyen sus datos morfológicos y medidas antropométricas, las causas del sobrepeso u obesidad – causas alimentarias, alteraciones de las glándulas endocrinas, fármacos-  y antecedentes familiares de sobrepeso, si los hubiera además de  si realiza actividad física, hábitos tóxicos,…

Laboratorio: Se le realizarán los siguientes análisis y pruebas: VSG (Velocidad de Sedimentación Globular), hemograma, pruebas de coagulación, colinesterasa, glucemia basal y hemoglobina, glicosilada, colesterol total, HDL, LDL, triglicéridos, urea, creatinina, ácido úrico, ionograma, transaminasas, GGT y función tiroidea.

Valoración psicológica: mediante esta prueba se analizan los niveles de ansiedad y si existieran trastornos alimentarios.

Valoración nutricional: el paciente informará de sus hábitos alimentarios, los tipos de dietas realizadas anteriormente y los resultados, al equipo especialista de las clínicas de Método POSE.

Una vez realizadas todas las pruebas, el paciente empieza una dieta cuatro días antes del Método POSE a base de líquidos preparada por los nutricionistas. Un día después de la intervención, el equipo médico contactará con el paciente para comprobar su estado de salud y, aproximadamente tres días después, y si la evolución es adecuada, se inicia el programa de seguimiento médico, psicológico y nutricional.