Método POSE

El Método POSE como solución al sobrepeso

metodo pose

El método POSE, del inglés Primary Obesity Surgery Endoluminal, o Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad, nació en 2011 y es un tratamiento sin incisiones para tratar el sobrepeso y la obesidad. Consiste en reducir la capacidad y la forma del estómago en un 20 – 25% mediante pliegues en el estómago que luego se suturan, consiguiendo una sensación de saciedad más rápida y una disminución del apetito. La intervención, desarrollada bajo anestesia general, tiene una duración aproximada de 40 minutos y se realiza por vía oral, sin provocar incisiones ni cicatrices.

En el momento en que un paciente decide recurrir al Método POSE para perder peso, médicos y nutricionistas le guiará antes, durante y después del tratamiento para poder sacar el máximo rendimiento al Método POSE y evitar el efecto rebote:

Indicaciones previas

En primer lugar, el paciente es sometido a unas pruebas médicas para valorar su estado de salud. Para ello se le realiza un estudio antropométrico, electrocardiograma –estudio que registra la actividad eléctrica del corazón-, una radiografía y una valoración psicológica. Los tres días previos a la intervención, el paciente deberá realizar una dieta líquida estricta.

Procedimiento

El Método POSE es un procedimiento endoscópico que se lleva a cabo bajo sedación y por vía oral sin necesidad de abrir ninguna vía de acceso. Un equipo experto de cirujanos y endoscopistas realizan pliegues en puntos específicos del estómago: en la parte superior (fundus gástrico) y en la parte inferior (antro pilórico). Mediante las plicaturas en la parte alta se consigue reducir y limitar la zona donde se almacenan los alimentos; los pliegues realizados en la base del estómago también modifican su forma para que el vaciado gástrico sea más lento, produciendo una mayor duración de sensación de saciedad. La intervención se realiza mediante anestesia general, tiene una duración de 40 minutos y el ingreso del paciente es, generalmente, de tipo ambulatorio.

metodo pose

Recomendaciones posteriores

La intervención, al ser libre de incisiones, ofrece una recuperación rápida y prácticamente indolora.  En la mayoría de casos no es necesario ingresar en el hospital, aunque en algunos concretos el médico puede aconsejar al paciente que pase una noche en el hospital, dependiendo de su evolución.

Con el objetivo de perder el máximo peso posible y conseguir resultados óptimos, el paciente deberá seguir las pautas de alimentación que le indique el especialista, acudir a las visitas posteriores para que se le realice un seguimiento y le ayude a adoptar un estilo de vida saludable. Además debe realizar el ejercicio físico que se le indique. De esta manera se evitará el efecto rebote, iniciando cambios alimenticios. Es decir, el seguimiento postoperatorio es fundamental para sacar el máximo beneficio al tratamiento. Tras la intervención, el paciente deberá continuar con la dieta líquida durante aproximadamente una semana, pudiendo poco a poco ingerir alimentos semisólidos hasta poder empezar una dieta sólida.

¿A quién está dirigido?

El Método POSE está indicado para aquellas personas con un IMC (Índice de Masa Corporal) elevado que quieran perder peso. Además, las personas que recurren a la reducción de estómago suelen tener las siguientes características:

  • Índice de masa corporal superior a 27
  • Sobrepeso de entre 15 a 35 kilos
  • Diabetes tipo 2
  • Padecer alguna enfermedad cardiovascular, como hipertensión arterial
  • Hipertiroidismo
  • Casos repetidos de fallos en las dietas y ejercicio

El Índice de Masa Corporal (IMC) se calcula a partir de la fórmula: peso (kg) / altura (m2). Las personas con normopeso tendrán un IMC entre 18,5 y 24,9.

Subir la autoestima bajando de peso

Para estas personas, la pérdida de peso favorecerá su calidad de vida, aumentando la autoestima al observar cambios continuos, al sentirse más ágiles, menos cansados y con más ganas de hacer cosas. Un problema muy común entre aquellas personas que, para bajar de peso se someten a dietas de bajo contenido calórico, es sentir tanta ansiedad que finalmente acaban comiendo más calorías de las habituales, lo que va a afectar negativamente a su estado anímico y a su autoestima. No olvidemos que una persona debe ingerir calorías durante el día para obtener energía, y evitar el sedentarismo y el cansancio. Es por esto que la mejor dieta es adoptar un estilo de vida saludable, que, acompañado del Método POSE,  puede garantizar resultados óptimos.

Es un tratamiento endoscópico que se realiza en su totalidad por vía oral y sin necesidad de incisiones. Este método, frente a otros enfocados también a la pérdida de peso, presenta una serie de ventajas y beneficios:

Ventajas

  • Al realizarse vía oral no deja cicatrices externas
  • Conlleva poco tiempo de recuperación postoperatorio: en 48 horas el paciente podrá reincorporarse en su vida laboral
  • Bajo riesgo de infección
  • Menor riesgo de complicaciones quirúrgicas
  • La intervención tiene una duración de aproximadamente 40 minutos
  • Sensación inmediata de saciedad tras el momento de la intervención
  • Tratamiento poco doloroso

Beneficios

  • Aumento de la seguridad de uno mismo
  • Reducción del riesgo de enfermedades coronarias
  • Control de la diabetes
  • Mejora de autoestima
  • Desaparición de los dolores musculares asociados al sobrepeso
  • Menores niveles de ansiedad
  • Mejora de las relaciones sociales

Resultados

Mediante el Método POSE se consigue perder peso progresivamente con resultados definitivos si además el paciente acompaña el tratamiento con un cambio de mentalidad respecto a la alimentación y adopta un estilo de vida saludable. Los médicos, nutricionistas y demás expertos deberán guiar a los pacientes tras la intervención para optimizar los efectos. De esta manera, además de un cambio físico, los pacientes conseguirán un cambio mental y de actitud, viendo mejorada su autoestima.